Inicio / Blog / Como fue volver a México??.. (de vacaciones).

Como fue volver a México??.. (de vacaciones).

Como fue volver a México?

Ya tenía bastante tiempo pensando en hacer esta entrada para el blog. Debido a mi alejamiento de las redes sociales y del internet casi en general, la misma se fue posponiendo.

Pero creo que en estos días, viene a bien realizarla, les comparto este último viaje a nuestra patria, que definitivamente me marcó profundamente.

Muchos de nosotros que vivimos fuera de México, habremos en algún momento experimentado este cúmulo de sensaciones y sentimientos como los que les contaré a continuación.

Yo procuro viajar cada año a México, al menos una vez, desde que vivo en Argentina, habré ido unas 8 veces al menos, pero esta última vez que fui, ha sido la que más me ha marcado.

Hacía dos años que no iba, en mis vacaciones del 2015, decidí ir a otros países, parte para conocer, parte para acomodar ideas y aterrizar decisiones fundamentales en mi vida.

Ya había avisado de hecho que iba a tierras aztecas, pero de última hora cancelé, volé hacia otros horizontes. Algo que obviamente puso triste a la gente de allá.

Cuando por fin me tocó de nueva cuenta mi período vacacional, no dudé ni por un instante en ir a México, me hacía falta, lo necesitaba. Necesitaba estar de nueva cuenta con mi gente, estar en mi patria.

Preparando la maleta!!.

 

Por fortuna, siempre que preciso viajar, en mi trabajo me dan muchos más días que los que me corresponden de vacaciones. Me dan el mayor tiempo posible para disfrutar de la familia y los amigos. Me dan tiempo para cargar bien la pila.

Cuando por fin compré el boleto de avión que me llevaría hasta México y lo publiqué en mi Facebook, ahí me di cuenta, de que mucha gente me esperaba..

Recuerdo, que cuando llegó ese día y ya en la fila de abordar el avión, la felicidad me embargó tanto, que tuve que contener el llanto, ese llanto de emoción de volver al lugar que te vio nacer, Tampico, Tamaulipas.

Emoción que fue compartida por tanta gente, que esperaba ansiosa mi llegada. Aún no me imaginaba, lo que sucederían las siguientes 3 semanas, tiempo que duró mi viaje.

Apenas llegué a Tampico y tuve acceso a internet y a una línea de teléfono local, mi teléfono se volvió literalmente loco, debido a la avalancha de llamadas y mensajes que comenzaron a llegar. Desde ese momento, me di cuenta, de que esa regreso no sería como cualquier otro, de las tantas veces que fui, este me marcaría a cada momento.

Laguna del Carpitero – Tampico.

No tenía ni 30 minutos de llegar a mi casa allá en Tampico, cuando comencé a recibir visitas de mis amigos, comenzaban los abrazos y las interminables charlas.

Conforme fueron pasando los días, eso fue una constante, salidas a todas partes, invitaciones a desayunar, comer, otra vez comer, otra vez comer, cenar, ir al café, de nuevo al café y de nuevo a cenar.

Y volví a comer mariscos!!.. XD

Algo que realmente me impactaba y me dejaba maravillado, era el cariño de la gente, esas muestras de amor, me dejaron muy marcado.

Y es que, mucha de la gente que pude volver a ver, me daban unos abrazos de esos que no es necesario decir nada, esos abrazos interminables, en los que se derramaban lágrimas y te crujían los huesos, no tenían palabras.

De esas 3 semanas, solamente una tarde estuve digamos “tranquilo” y pude decir, que descanse un poquito. Eso de despertarte a las 08:00 o 09:00 am porque ya tenías una invitación a desayunar y dormirte a las 03:00 o 04:00 porque apenas volvías después de alguna salida nocturna, llegabas a sentirte un poco cansado, pero era lo de menos.

 

Me sentía satisfecho, realmente satisfecho. Nunca, en todos esos regresos que tuve a México, había recibido tanto amor de la gente.

Me organizaron cenas, festejos y hasta adelantaron el bautizo de un sobrino, para aprovechar que estaría en México y pudiera asistir, y no solo eso, me pidieron de padrino!!. (Ivancito Jr.) 🙂

Iván é Ivan Jr. – Futuro RockStar, hincha del América y de Boca Juniors =)

 

Uno no llega a veces a medir, que cuando vives lejos de la gente que te quiere, puede llegar a extrañarte tanto y que espera tu regreso, aunque sea por unos días.

Se disfrutan muchas cosas, paladeas cada instante.

Desde caminar por tu barrio, ver las cosas que han cambiado. Ver al de los trolelotes, al de la tiendita de la esquina, disfrutas ir a comprarte unos Takis al Oxxo, vamos, que hasta disfrutas del aire. Disfrutas de tantas y tantas cosas.

Pero, el paso del tiempo es inexorable (siempre lo digo cuando voy) y llega el momento de volver a la Argentina, a tu segunda casa, donde de igual manera, tienes a tu gente que te espera, te extraña y te quiere.

Esos momentos, en los que preparas tu maleta para volver, son siempre difíciles, porque sabes que tiene que pasar un tiempito para volver. Y cuando al fin, emprendes el regreso, sientes que se queda una parte de ti en tu tierra, en el país que te vio nacer, que se queda en México.

Nos leemos a la siguiente mis chamacos!!.

No olviden pasarse por nuestra página de Facebook para estar en contacto con toda la comunidad de Mexicanos en Argentina!!.

 

Algunos momentos de aquel maravilloso viaje..

Acerca de Ivan

Tampiqueño de nacimiento, estudié Turismo y Comercio Exterior, radico en Buenos Aires desde hace ya algunos años. Trabajo en hoteleria, misma actividad que aprovecho para promover el turismo de México. Creador y colaborador de esta web y de la Comunidad en Facebook de /mexicanosenargentina.

Mira también:

Moneda mexicana a argentina, cómo se puede hacer cambio de moneda?

Moneda mexicana a argentina. Una de las preguntas que frecuentemente nos hacen mediante nuestros medios …

3 comentarios

  1. Qué gusto me da haber leído tu entrada, soy nuevo acá pero pasaré más seguido, tengo en mente visitar Argentina… Una abrazo desde la CDMX

  2. Hola Iván, espero estés muy bien! Al igual que tu soy tampiqueño y este artículo me puso la piel chinita. Me llama mucho la atención cursar un diplomado en abril en una Universidad en Buenos Aires, solo dura mes y medio. Las clases son los lunes, por lo que buscaría trabajar donde sea el resto de los días de la semana para así poder subsistir. ¿Lo ves viable? La verdad es que no creo alcanzar a juntar los ahorros necesarios como para mantenerme todo ese tiempo allá sin percibir ningún ingreso durante mi estancia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.